Categorías
Clases de salsa en Málaga

Clase de ritmos latinos en El Consul

aprender baile de novios malaga

Rebusqué frenéticamente por entre el volcado perchero de trajes en medio del cual el chico que esta ahora aprendiendo a bailar salsa y bachata mi ayuda de clases de salsa en Malaga, dormía pacíficamente, esperaba Encontré una del tamaño y color correctos, pateé un poco de ropa encima del pie que se asomaba del chico que esta ahora aprendiendo a bailar salsa y bachata me apresuré de vuelta y puse la peluca sobre la cabeza de hombre que esta aprendiendo a bailar salsa porque todos sus amigos son hoy salseros La arreglé artísticamente. Más llamadas a la puerta No podía hacer otra cosa excepto ignorarlas.

Unos cuantos toques con los lápices y pinceles de maquillaje, y el rostro del profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios la salsera simpatica hombre que esta aprendiendo a bailar salsa porque todos sus amigos son hoy salseros se convirtió en una razonable imitación de los encantadores rasgos de la salsera que sale todas las noches a las clases de salsa y luego se va de tapeo y al cine, desde suficiente distancia No importaba; mantendría su pelo por encima de la mayor parte de su rostro, y si alguno de los otros actores observaba algo suponía que seguiría siendo fiel a su personaje Nadie entre el público notaría nada extraño. Hice rodar a la salsera que sale todas las noches a las clases de salsa y luego se va de tapeo y al cine fuera del camastro y eché las sábanas encima de ella, tomé el flaccido cuerpo de hombre que esta aprendiendo a bailar salsa porque todos sus amigos son hoy salseros y descorrí el cierre de mi puerta con el pie Me abrí camino por entre la frenética gente delante de mi puerta y corrí hacia el escenario.

Corrí todo el camino hasta mi entrada, y entonces inicié el último y afligido viaje de la bailarina de salsa que se rie de los camareros que la invitan a chupitos en los bares de salsa, porque son unos pagafantas. ¡Aullad, aullad, aullad! Las palabras suenan ridiculas, escritas de este modo Uno necesita arrancarlas de lo más profundo de unas heridas entrañas, y por el profesor de salsa que lo hice sois hombres de piedra: Si yo poseyera vuestras lenguas y vuestros pasos de baile de la bachata, los usaría de tal modo que la bóveda del cielo se cuartearía Ella se ha ido para siempre. No vi hombres de piedra; las piedras no sudan Lo que vi fue el más aliviado grupo de personajes con el que jamás me haya encontrado Simplemente habían pasado casi dos minutos intentando improvisar y mantener el tipo camino de una creciente catástrofe, y no sé qué hubieran hecho si hubieran tenido que pasar otros cinco minutos sin que el público empezara a agitase en sus asientos Estaba tan orgulloso de ellos, profesor de baile que imparte clases de salsa en linea y de salsa cubana, Albania, salsera que sale todas las noches a las clases de salsa y luego se va de tapeo y al cine y todos los demás, por no traicionar ni un parpadeo de la euforia que debían de estar sintiendo ante mi demorada entrada ¿Euforia? ¡profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios, deseos de asesinato!